Muy  Bastas

Ni familiares ni amigos, algo más

Soy familiar de un preso político vasco. Eso quiere decir que sufro una condena por venganza del sistema español contra el pueblo vasco: la dispersión de los presos. Pero he aquí, que esta medida se les ha vuelto contra ellos, debido a la solidaridad de tantas miles de personas que han asumido este despropósito como suyo propio, viajes de miles de kilómetros, vejaciones, cacheos, etc.

Esta solidaridad me ha hecho llorar de orgullo, de agradecimiento hacia vosotros, que os habéis metido en nuestra piel solo dando y no pidiendo. Esto me ha enseñado y he aprendido, que en muchos casos lo que se dice familia te toca y ya está, los amigos los eliges. Pero en este caso, vosotros nos habéis elegido como amigos y esto me hace reflexionar. No sé si hay otra vida, pero si la hay, seguro que os buscaré para disfrutaros. En ésta tenemos que aguantar a estos jueces justicieros de venganza. Sus bilis nos traen mucho sufrimiento, pero esto al final nos ayudará a estar más unidos en el futuro. Y claro que lloraré, pero será por ver la solidaridad de este gran pueblo vasco que ansía esa paz como pueblo.

Por eso, a ‘mis algo más’, os mando miles de besos, de abrazos y mares de mis lágrimas, porque os quiero por vuestra solidaridad y dignidad, y los último que os pido, aunque no se euskera es ‘Lepoan hartu eta segi aurrera. Mila esker’.

Isidro Samaniego ‘Txiro’

Idatzi erantzun bat