Muy  Bastas

Avtomat Kaláshnikova 1947

XABIER SILVEIRA | BERTSOLARIA

El principal objetivo del artículo era generar de inmediato el debate entre quienes conformamos el movimiento independentista y socialista de Euskal Herria para cuanto antes hallar entre todos caminos que nos saquen de esta situación de parálisis
El que busque en estas líneas una respuesta a Urrusolo Sistiaga que deje de leer. Mejor que, como yo soy un cobarde, se encarguen de él mis amigos de Medellín; allí saben bien cómo tratar a quien deja a sus compañeros en la estacada
Del Nega, de Los Chicos del Maíz, qué decir. Según él, «glorificar la lucha armada y no practicarla tiene tela». Y lo dice él, que canta «quien siembra miseria que recoja bombas lapa»; o «yo sueño todas las noches con volar la Moncloa». Si en vez de leer el Libro Rojo de Mao hubiera leído la autobiografía política de Argala, estaría posiblemente más capacitado para opinar sobre temas que veo que desconoce por completo: «Se grita ETA herria zurekin (ETA, el pueblo -está- contigo) y yo no creo que ese grito sea negativo en la medida en que con ello no se trate de que ETA solucione los problemas de todos. Que evidentemente no puede solucionarlos. Este grito es positivo en tanto que sirve para que los militantes de ETA vean que gran parte del pueblo está con ella y comparte sus objetivos, que no están solos». (de la autobiografía política de Joxe Migel Beñaran Ordeñana, Argala).
Pero nosotros a lo nuestro, que vamos perdiendo veintiuno a cero y sacan ellos, los de rojo y amarillo. Mi «Estilo Faluya» fue duro, lo sé, aunque no más que escuchar a una persona que se ha pasado veinticinco años en la cárcel y al salir se encuentra con «una rendición en toda regla». Quien haya querido ver en aquel Jo Puntua el deseo de volver a empuñar las armas no ha entendido nada. El fusil de asalto AK-47 es todo un símbolo de lucha antiimperialista, tanto que, por ejemplo, su silueta compone, entre otras, la bandera de Mozambique en agradecimiento a su labor en la consecución de la independencia respecto del yugo portugués. Hasta Pérez Reverte lo sabe: «El Kaláshnikov, arma de los pobres y los oprimidos, quedó como símbolo del mundo que pudo ser y no fue». Pero para los que creemos que otro mundo es posible, siempre hay más opciones.
Arma es la herramienta con la que se lucha, bien pueden ser la palabra, o el silencio, dos armas letales. No pido balas, pido lucha. Pido poder luchar y que para ello se creen y fomenten métodos de confrontación con los estados.
El principal objetivo del artículo era generar de inmediato el debate entre quienes conformamos el movimiento independentista y socialista de Euskal Herria para cuanto antes hallar entre todos caminos que nos saquen de esta situación de parálisis, pues es esta nuestra única oportunidad de que generaciones posteriores no tengan que volver a la vorágine de sufrimiento y dolor que supone la lucha armada. Y muchos vemos que se lo estamos poniendo más difícil cada día.
Si «Estilo Faluya» ha servido, y me consta que sí, para que se hable sin tapujos en las calles, herrikos y txoznas sobre cómo vemos que vamos, me siento orgulloso de haberlo escrito.

http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130816/417981/es/Avtomat-Kalashnikova-1947

Idatzi erantzun bat